Saltar al contenido

Rakshasa

La tribu Rakshasa habita la zona norte de la península cerca de las tierras altas de Mandara. En marcado contraste con Mandara, el clima en su área es bastante húmedo ya que es una región selvática sensual.

La vanidad es un rasgo esencial de los Rakshasas. Rechazan el uso de la armería pesada ya que restringe su movilidad y agilidad. Sin embargo, se consideran como la más rápida y más rápida de todas las tribus. Este desdén por la protección corporal los hace vulnerables a los golpes de muerte o a los ataques mortales de sus enemigos. Tener defensas débiles también previene una mayor fuerza muscular.

Astutos y silenciosos asesinos, los Rakshasas son amantes de la malevolencia.

set grapa rakshasa arquera daguera amazona imperio tantra

CAPÍTULO 6 (RAKSHASA) Primera historia

El poder de Mantra emanaba de algún lado. Con eso en mente, Rakshasa procedió a atacar a la Mara. Luego salió a buscar de dónde provenía la voz del Mantra.

Cuando sus ojos finalmente se encontraron, Rakshasa sintió una extraña sensación envolviéndose en ella. Tenían una regla de larga data en contra de presentarse a un hombre a menos que estuviera destinado a ser su compañero. Ella se sintió obligada a hablar.

“Yo soy Rakshasa. ¿Quién eres tú?”

El hombre desarmado forzó una sonrisa suave. Era muy diferente de cualquier hombre con el que se hubiera encontrado antes. Muy diferente de los esclavos y más aún de los difíciles Asuras. Su voz portaba el encanto mágico del Mantra.

“Deva”. Él dijo enfáticamente.

Rakshasa estaba aturdido más allá de la incredulidad. Sus ojos y su corazón fueron consumidos por un deseo ardiente por Deva.

Rakshasa, Deva y Asura acamparon durante unos días en las tierras altas de Mandara. Esos momentos fueron un momento de felicidad inigualable para Rakshasa y Deva. Se intercambiaron pocas palabras, pero ambos sabían que estaban hechos el uno para el otro. Atesoraban cada minuto que tenían y nadie estaba allí para perturbar sus felices días. Durante todo este tiempo, Asura estaba justo afuera de la puerta del templo, vigilando atentamente a Rakshasa de todos los peligros posibles.

Rakshasa no pudo soportar separarse de Deva. Ni siquiera podía atreverse a pensar en perseguir a Deva de acuerdo con la ley de Nachal. Ella había erradicado por completo los recuerdos de su tierra natal del bosque. Ya no es un ser de Nachal, sino simplemente otra mujer desesperadamente enamorada. Sin embargo, Deva estaba más preocupada por mirar a través de la inscripción de la oscuridad en el templo. Este extraño hábito la desconcertó por completo. Parece que cuanto más miraba hacia el vacío, más oscuros se volvían sus ojos.

CAPÍTULO 7 (Rakshasa) Segunda historia

Rakshasa comenzó a preocuparse por Deva. Luego le habló con un profundo sentido de misterio:

“Rakshasa, he estado escuchando estas extrañas voces desde arriba desde que era un niño pequeño. En el fondo, constantemente escucho dos voces hablando juntas. Debo triunfar sobre estas voces. Pero necesito un mayor poder para vencerlos. Las inscripciones de las fuerzas oscuras que he estado buscando me otorgarán ese poder. Por favor, trata de entender.”

No tenía más remedio que confiar completamente en él.

Durante noches enteras, Deva estaba obsesionado con leer la inscripción incluso con una luz tenue. Un día, Deva estaba completamente retorciéndose de dolor. Rakshasa se acercó de inmediato a su ayudante, pero él le apartó la mano. En ese momento, ella vio que sus ojos estaban siendo tomados por las fuerzas oscuras. Con su última voz consciente, gritó:

“¡Correr! Rakshasa Run! ”

Dominado por los espíritus oscuros, Deva comenzó a manifestar poderes inimaginables incluso más grandes que Mara. Ya no era él mismo y comenzó a atacar a Rakshasa y Asura. Los dos lucharon valientemente pero no eran rival para la fuerza de Deva. Asura logró detener a Deva antes de que pudieran retirarse de manera segura.

Rakshasa estaba sin palabras y en estado de shock. Los eventos que ocurrieron fueron demasiado difíciles de comprender para ella. Asura nunca dijo una palabra. Él estaba allí a su lado, dando consuelo a un rakshasa abatido.

Cuando recuperó su orientación, tuvo este abrumador instó a cazar y matar a Deva. Ella no iba a dejar que las fuerzas oscuras consumieran a Deva. Era su forma de liberar el alma torturada de Deva de la monstruosidad que le había sucedido.

Rakshasa continuó con su trágico viaje. Vagó por el mundo de Tantra, buscando desesperadamente su verdadero amor. Pronto, ella tuvo que matar ese amor para liberarlo. Asura era como una sombra siguiendo cada uno de sus pasos mientras se embarcaban en una caminata tumultuosa.

Pasaron por varios reinos y tribus en su búsqueda para encontrar a Deva. En el camino, se enfrentaron a innumerables Maras y Rakshasa los aniquilaron sin piedad como corderos al matadero. Ella estaba empeñada en la destrucción y los poderes de mantra que aprendió de Deva mejoraron aún más sus poderes.

Había asesinado a un sinnúmero de Maras, pero no había ni rastro de Deva. Parece que ella siempre fue un paso más lento que su presa. Rakshasa continuó con su peligrosa búsqueda que parecía sin esperanza. Poco sabía ella que su viaje estaba a punto de tomar un giro repentino.

CAPÍTULO 8 (RAKSHASA) Tercera historia

Un día, escuchó noticias que era demasiado desconcertante para comprender. Su tribu y Deva estaban dispuestas a participar de una manera sangrienta. Estaba demasiado estupefacta y se quedó allí sola con sus pensamientos. Asura no sabía qué pasaba por la mente de Rakshasa. Él pasó a hablar con ella:

“¿Por qué?” Preguntó Asura.

“Tengo que volver” fue su respuesta.

“¿Dónde?” Asura quedó desconcertada por sus palabras.

“Al bosque.” Vino su respuesta críptica.

Asura nunca se molestó en preguntar por qué. Nunca fue su hábito desde el comienzo de su viaje. Estaba contento de servir como la sombra que siguió y la protegió con cada paso que daba.

Cuando se dirigieron a la región montañosa de Mandara, fueron recibidos por el calor abrasador y la visión de dos tribus preparándose para la guerra. Los ancianos Nachal estaban encantados de ver que Rakshasa todavía estaba vivo.

Su inminente guerra fue provocada por un conflicto de creencias y embrollada por la fragilidad de la mente humana. Ambas tribus eran adherentes de diferentes dioses: Shiva era adorado por los Nachals y los Devas consideraban a Brahma como su deidad. El incidente entre los tres dioses añadió combustible al fuego. Cada lado culpó al otro por los ataques mortales de Mara. Comenzaron a odiar al otro dios más que a los Maras y pronto despreciaron a las tribus que los adoraban. Esta orgía de odio condujo finalmente a la guerra entre las dos tribus.

Los ancianos de ambas tribus intentaron desesperadamente evitar la guerra pero sus demandas cayeron en oídos sordos. Todas las negociaciones fracasaron debido al antagonismo profundamente arraigado por los otros dioses.

Asura finalmente fue aceptada en el redil de Nachal. Pronto, las otras tribus que adoraban a Shiva acudieron en ayuda de los Nachals. Todos estaban a punto de unirse al baño de sangre.

Los Deva también estaban ocupados preparando el terreno para la guerra. Las tribus leales a Brahma se alistaron en el ejército de Deva, inclinando la balanza en igualdad de condiciones. A la vanguardia de este ejército furioso estaba Deva poseído y diabólico.

La gran batalla entre Deva y Rakshasa estaba a punto de desarrollarse con trágicas consecuencias para los antiguos amantes.

Conociste el secreto de Raksasha… Revela los demás